Ciclos Formativos de Grado Medio y Grado Superior

Por qué razón debo hacer un ciclo formativo de formación profesional

En ciertas ocasiones, cuando se debe tomar la decisión de realizar un ciclo formativo, aparecen una serie de dudas lógicas. A las personas que tienen claro qué camino formativo van a seguir, les asaltan dudas relacionadas con la metodología que van a tener que seguir, y con los problemas que van a encontrarse a la hora de compaginar trabajo, obligaciones y estudios.

Pero preocupan más las inquietudes que afectan a aquellas personas que dudan de si la realización de unos estudios mediante un ciclo formativo de formación profesional va a facilitarles realmente la inserción al mercado laboral. Realmente se preguntan si un ciclo formativo sirve para encontrar trabajo.

En principio parece una pregunta difícil de responder, ya que si actualmente existen miles de personas tituladas en situación de desempleo, cómo podemos esperar que la realización de un ciclo formativo pueda aportar algo de esperanza a una persona sin trabajo y que va a realizar su primera formación.

Evidentemente a parte de la consecución de un ciclo formativo que va a aportar al alumno un título oficial, hacen falta otros muchos valores por parte del candidato a encontrar empleo. Pero la estadística demuestra que la mejora en la probabilidad a la hora de encontrar trabajo después de realizar un ciclo formativo aumenta.

El instituto español de estadística, realiza periódicamente estudios en una gran variedad de campos, y uno de ellos estudia como se comporta el número de alumnos que encuentra trabajo después de finalizar un ciclo formativo de formación profesional.

Los ratios que aportan estos estudios, demuestran que la realización de un ciclo formativo aumenta enormemente las probabilidades de encontrar empleo, y de hecho, tan solo finalizando los estudios, aproximadamente un cuarenta por ciento de los estudiantes se insertan inmediatamente en el mercado laboral.

Más del cincuenta por ciento de las personas que encuentran trabajo después de un ciclo formativo, acaban contratadas con un contrato indefinido. Aproximadamente un veinte por ciento lo hacen en contratos de más de dos años, y el resto se reparte entre contratos que van desde los 6 meses hasta los 18 meses.

En otros artículos hemos resaltado ya la importancia que dan las empresas desde hace aproximadamente dos o tres años a las titulaciones oficiales, y la reconversión de búsqueda de titulados de formación profesional ante los titulados universitarios.