Ciclos Formativos de Grado Medio y Grado Superior

Más alumnos menores de 28 años en los ciclos formativos a distancia

La edad media de los alumnos que deciden cursar un ciclo formativo a distancia desciende año tras año debido sobre todo a la situación de crisis que se vive hoy en día. Hasta el momento la edad media superaba con creces los 30 años, y el perfil habitual correspondía a un trabajador con cierto grado de cargo familiar, que necesitaba compaginar trabajo, familia y estudios.

Este perfil se está modificando, y dada la alta tasa de paro juvenil, se transforma para formarse por jóvenes de entre 16 y 30 años, con diferentes situaciones en cuanto a la emancipación y cargos familiares, pero que comparten una situación de desempleo, o de empleo precario.

Para los estudiantes que tenían previsto realizar algún tipo de formación, los ciclos formativos a distancia ponen a su alcance una formación de calidad con una reducción significativa del coste, ya que es necesario menos material suplementario y se reducen los costes de dietas y desplazamientos, y sobre todo, un reconocimiento global del título oficial que consiguen. Hay que destacar que el precio por crédito de un ciclo formativo a distancia es inferior al de un ciclo formativo en formato presencial, reduciendo de forma importante el precio global.

El dominio telemático e informático en general de los jóvenes es más que notable, y cuando sus situaciones personales les presentan la opción de estudiar a distancia, no ven ningún tipo de inconveniente tecnológico.

Quizás lo que frena más la toma de decisión de matricularse en un ciclo formativo a distancia en primera instancia es el hecho de no estar en contacto directo con ningún profesor o asesor, pero los miedos desaparecen cuando durante el ciclo formativo a distancia se comprueba que este formato dispone de todas la herramientas necesarias para la consecución del título oficial. Diferentes tutores y profesores de cada una de las asignaturas resuelven constantemente las dudas que puedan aparecer en cualquier punto del temario, y las revisiones del material didáctico se realizan periódicamente para que se adapten a la realidad de cada sector, para que a la vez que se forman alumnos, se formen profesionales.

Los ciclos formativos a distancia, también programan y coordinan fases de contacto con empresas que pongan al alumno en situaciones reales relacionadas con el ciclo formativo que hayan seleccionado. Esto anima notablemente al sector más joven, quien busca este tipo de contacto con más devoción que los alumnos mayores, los cuales suelen tener más obligaciones y menos tiempo para compaginar actividades.