Ciclos Formativos de Grado Medio y Grado Superior

Las redes sociales y la publicidad

Las redes sociales han inundado nuestro día a día, y es prácticamente imposible escaparse de sus tentáculos. Ya sea por ocio o por negocio, cualquier persona con un ordenador entre manos está suscrita a algún tipo de red social, contando como quizás las tres más conocidas o habituales, Facebook, Twitter o Linkedin.

Es curioso como el marketing on line se ha tenido que especializar estos últimos años, ya nos solo a lanzar sistemas y mensajes para captar la atención de los usuarios, sino que se ha aliado con los grandes programadores y portales del siglo veinte para que la caza de clientes sea una caza selectiva. Nuestro ordenador y nuestra conexión de red parecen almacenar suficiente información acerca de nosotros como para dar un servicio a aquellas empresas que quieran ofrecernos sus productos, de manera que conozcan de antemano nuestros hábitos, nuestras manías, nuestros deseos y nuestras costumbres. De hecho prácticamente en el mismo momento en el que alguien accede a la página inicial de una red social, segundos después de abrir la sesión, aparecen por arte de magia una multitud de anuncios ofreciendo productos que hace unos minutos consultabas a través de la red.

En definitiva el marketing on line se ha especializado para ser más efectivo, más rentable y para casar producto, proveedor y cliente en tiempos récord. Son muchos los profesionales que han tenido que reciclar sus conocimientos en técnicas de venta para adaptarse a los nuevos tiempos a través de algún ciclo formativo.

A veces algunos usuarios pueden sentirse molestos por esta sensación de caza, pero los buenos profesionales saben como ofrecer una información que el cliente valore como acerada o útil.

Cada día las principales empresas que gestionan la mayoría de servicios de internet, y los portales más relevantes, modifican sus políticas y su metodología de trabajo para que los empresarios deban pasar por un sistema de previo pago, pero efectivo.

Esto tan solo acaba de empezar, viviremos muchos otros cambios, y todos aquellos profesionales que quieran seguir activos en el mundo de la publicidad y el marketing, deben tener claro que sin internet, el campo de acción se reduce prácticamente a cero.