Ciclos Formativos de Grado Medio y Grado Superior

La formación a través de ciclos formativos a distancia crece hasta un 43 por ciento

La formación a distancia definitivamente se ha asentado en nuestra sociedad. Con los centros formativos de formación profesional presencial saturados, y la gran oferta de centros que imparten ciclos formativos a distancia de gran calidad y prestigio, con oferta de títulos oficiales reconocidos, y con una alta tasa de éxito en el proceso de homologación, parece que este año se han disparado las matrículas y en todas las comunidades autónomas se han registrado incrementos más que significativos.

Es el caso de Cantabria donde el incremento que se ha registrado se sitúa en el 43 por ciento, lo cual representa nada más y nada menos que más de 11.000 alumnos en esta comunidad autónoma. Según declaraciones del consejero de educación, cultura y deportes, Miguel Ángel Serna, este incremento se debe a varios factores. La concienciación de la sociedad sobre la importancia de una formación para incrementar las posibilidades de encontrar o afianzar un empleo, la readaptación de varios currículos de ciclos formativos a la realidad socioeconómica y tecnológica del momento que vivimos, los esfuerzos de las administraciones gubernamentales para dotar a los más necesarios de las herramientas para que puedan acceder a la formación ya sea presencial o a distancia, o la adaptación progresiva al modelo alemán que inserta las prácticas remuneradas en empresas para que los alumnos tomen contacto directo con el mundo empresarial real, son solo algunos de los aspectos que Miguel Ángel Serna ha querido destacar.

En el resto de comunidades autónomas, los distintos dirigentes políticos comparten prácticamente al cien por cien estos puntos de vista, y así lo demuestran las distintas acciones y promociones de la formación a través de ciclos formativos que se han ido repitiendo al largo del año y que hemos ido dando a conocer a través de artículos publicados anteriormente.

En pocos aspectos la sociedad y la política suelen ir de la mano, y en raras veces las políticas de educación gustan a todos, pero quizás la renovación del concepto de ciclo formativo y en definitiva de la formación profesional, parece ser la apuesta para formar de una manera eficaz y cualitativamente notable, para que se intente solapar formación e inserción laboral.