Ciclos Formativos de Grado Medio y Grado Superior

Ciclos formativos en prevención de riesgos laborales

España ha sido históricamente un país con una alta tasa de siniestralidad en los puestos de trabajo. Gran parte de este hecho, se debe a que la construcción ha venido siendo la base de la economía durante muchos años, y en este sector el alto índice de contratación y la poca cultura de seguridad y salud en el trabajo por parte de las empresas y de los propios trabajadores, hicieron que muchas personas sufrieran daños de diversa consideración, hasta en muchos casos la muerte.

Aunque los índices siguen siendo altos, la concienciación de los trabajadores y empresarios ha incrementado. Las diferentes administraciones han ido revisando constantemente las leyes relacionadas con la seguridad laboral, y ha generado una serie de actuaciones en todos los sectores que pretende atacar de frente la siniestralidad, y busca reducir al máximo el riesgo eliminando las malas prácticas en cada uno de los puestos de trabajo. Evidentemente para conseguir disminuir la siniestralidad ha sido necesario establecer unas pautas mediantes las cuales se controlen las medidas y los recursos de cada una de las empresas, expediendo sanciones severas para aquellas empresas y aquellos trabajadores que no sigan las normas adecuadas.

Actualmente cada empresa, se dedique al sector que se dedique, debe incorporar un protocolo que analice los riesgos a los que sus trabajadores están expuestos, ostenten el cargo que ostenten. Este análisis lo puede realizar un trabajador de la propia empresa que haya obtenido una homologación establecida como técnico de prevención, o se puede subcontratar este servicio a una empresa externa. Existen muchas empresas que ofrecen servicios de prevención, y entre sus trabajadores cuentan con titulados en ciclos formativos en prevención de riesgos laborales.

Los profesionales en prevención de riesgos laborales, se encargan de analizar junto a los responsables de cada empresa, de los agentes, costumbres, herramientas e instalaciones que suponen un riesgo de causar un accidente laboral. Se establece un plan a través del cual se den soluciones a cada uno de los riesgos, se proponen soluciones o alternativas, y se supervisa periódicamente que cada punto crítico se lleve a cabo. Se controla que todas las acciones se realizan bajo los controles y parámetros que obliga la ley, y que cada uno de los trabajadores ha recibido la formación mínima para realizar su trabajo específico de una forma totalmente segura y sin poner en riesgo a sus compañeros o terceras personas.

Los profesionales que se dedican a la prevención de riesgos laborales, abarcan absolutamente todos los sectores, y deben ampliar constantemente sus conocimientos adecuándolos a las nuevas tecnologías y características de cada trabajo. Es un mundo apasionante porque obliga a tratar con personas, velar por su seguridad y adaptarse constantemente, con lo que motiva al profesional a mejorar constantemente.