Ciclos Formativos de Grado Medio y Grado Superior

Ciclos formativos en comercio internacional

La crisis ha mermado las ventas dentro del estado, después de que el poder adquisitivo de las familias se haya desmoronado en general. La exportación fuera del país, ya sea dentro o fuera de la Comunidad Europea, se perfila como bote salvavidas de las empresas productoras.

Históricamente España ha movido una tasa de negocio dentro de su geografía muy por encima de la tasa de exportación. Existen algunas empresas que desde hace años, debido al exceso de oferta de productos como los que fabrican, decidieron vender directamente en el extranjero, creando un negocio sólido a raíz del cual no han tenido competencia hasta el momento, y ahora que las empresas se animan a cruzar fronteras, estos pioneros tienen sus clientes fidelizados, o al menos por el momento.

Ahora son muchas las empresas que han decidido abrir los destinos de sus mercaderías, y confían en compensar la bajada de ventas en el país con la venta de sus productos fuera. Productos agrícolas y de origen animal como el aceite, las hortalizas, las flores o el jamón ibérico, o productos textiles, han sido la tendencia de exportación hasta el momento. Quizás a España le ha faltado seguridad en sí misma o le ha faltado observarse y tomar conciencia de que existen muchas empresas innovadoras que fabrican sus productos y que lo hacen con una gran calidad. La necesidad de incrementar los ingresos en épocas difíciles parece que ha despertado las ansias de conquistar nuevos mercados.

Dentro de la Comunidad Europea es relativamente fácil mover producto manufacturado, aunque es necesario conocer qué reglas y qué leyes rigen el comercio intracomunitario. El mercado fuera del amparo de la Comunidad Europea se complica. Existen leyes cambiantes y estrictas, tasas y aranceles que las empresas deben conocer y controlar a la perfección para calcular la repercusión en los precios de coste, y elaborar un plan comercial antes de fijar un precio de venta en el extranjero.

Son muchos los empresarios que se han visto obligados a recibir formación a través de un ciclo formativo en comercio internacional, que les aporte los conocimientos necesarios para controlar la forma en que se desarrolla un intercambio comercial entre empresas de distintos países. Muchos alumnos de estos ciclos formativos, han visto la oportunidad de negocio para poder sumarse a la plantilla comercial de empresas sin experiencia trasfronteriza, de manera que sean ellos quienes guíen a los equipos directivos y comerciales para dar un servicio impecable sin ningún coste sorpresa que haga fracasar una transacción.

Las empresas Españolas, necesitan potenciar sus exportaciones para compensar las pérdidas de la crisis, y afianzar su continuidad y proyección.